NOTICIAS ALIMENTARIAS
Aceites | Aliño y Condimentos | Aperitivos | Bebidas | Cafés, Infusiones | Cárnicos y Huevos | Congelados | Conservas
Frutas y Hortalizas | Lácteos | Legumbres, Pastas | Panadería, Pastelería | Pescado | Platos preparados | Vinos y Espirituosos
Portada Noticias

Argentina

Leche

Alfredo Curiotti: ''El productor está necesitando para la leche un precio que sostenga la actividad''

Los costos productivos, la acumulación de stock, la baja del comercio internacional y los controles en el mercado interno se reflejan entre otros temas, mientras se aguardan las nuevas definiciones sobre el precio de la materia prima al productor.

01/10/2008 Lecheria Latina

Enviar   Imprimir

 

Mantener la actividad en momentos de incertidumbre es una de las tareas más complicadas para el sector industrial, específicamente el lácteo.

Quizá sea el desconocimiento del caso o la desarticulación de estrategias las que hayan hecho llegar a la lechería a un punto tan crítico que genera ya la desaparición de fábricas de procesamiento de materia prima, con un ritmo iniciado por los tambos hace ya unos cinco años.

Luego de una reunión del Centro de la Industria Lechera, Alfredo Curiotti, presidente de Sucesores de Alfredo Williner y vicepresidente de la entidad, recibió a LA OPINION. En días que se aguarda la disposición que tome el Gobierno nacional sobre la continuidad o modificación del acuerdo lácteo firmado el 2 de julio, extendido a comienzos de este mes, ya pasada la fecha de vencimiento y con un nuevo límite en las próximas horas, sólo resta la espera. La imposibilidad de afrontar el pago de 0,945 por litro de leche entregado a las industrias por los tambos, no importa el tamaño, hace que el sistema cese en su continuidad habitual, con reclamos muy marcados desde el sector PyME. Quienes procesan la materia prima debieron abruptamente ajustar sus números para poder pagar, entonces como asegura Alfredo Curiotti, ''hoy el sector industrial tiene rentabilidad negativa''. Sucesores de Alfredo Williner está calculando entre los precios del mercado interno y los de la exportación el total de retorno que le quedaría para los productores, lo cual no llegaría a los 0,945 que impone el acuerdo.

''Todo tiene que partir de poder pagarle al productor un precio sostenible en relación a lo que él hace. Momentos como estos de sequía y con los costos que significa mantener los rodeos dándoles bien de comer, evidentemente es que los precios bajen, normalmente en esta época del año''. Mejores pasturas hacen que los animales se alimenten mejor y produzcan más, naturalmente, pero el recorte de alimento a campo genera la necesidad de complementación con granos lo cual cuesta más. Sin embargo, esta inversión hace que se produzca un fenómeno particular en un año de sucesivos golpes. ''Nosotros cerramos el mes de agosto con un 7,65 por ciento más de leche para procesar que en agosto del año pasado; y un nueve por ciento más que julio, el mes anterior. Los 20 primeros días de setiembre el proceso está en 5,20 por ciento más que en setiembre de 2007 y 5,75 más que los primeros 20 días de agosto'' argumentó Curiotti sobre la mejora de resultados, sin olvidar la elevación de costos globales para el tambero. ''Por eso el productor no sólo está necesitando para la leche un precio que sostenga la actividad, sino que también tiene que estar pensando en la competencia por el uso de su tierra, que en este caso se lo da la agricultura'', según el empresario, lo cual tiene que atenerse al cambio en el mercado internacional que atenta ahora sobre el sostenimiento propuesto a través de subsidios que surgen de la diferencia sobre lo exportado.

Una idea malinterpretada de lo ocasional a lo constante que hoy ya tiene una retracción remarcable con la baja de precios internacionales.

La baja de los precios en todos los productos y materias primas a nivel global surge de la escalada anterior que marginó a muchos del consumo, entonces hoy ''vemos la baja de precios y el poco interés en la compra, poca demanda''. El precio de corte establecido por el Gobierno para recaudar diferencias que luego debieran ser repartidas entre los productores fue ''perforado'' por el precio internacional de la tonelada de leche en polvo, que ronda los 3.300 dólares, luego de haber llegado a las cinco mil unidades de la moneda estadounidense, ahora ''no hay más generación de fondos que pueda subsidiar la actividad'', a pesar que de los más de 200 millones de dólares que al momento se tenían acumulados, poco se sabe y mucho no se puede preguntar. Sin embargo, el día miércoles se resolvieron los pagos de los subsidios del mes de julio y el jueves por la mañana ya estaban acreditadas las partidas en la cuentas de las industrias que ahora deberán ser liquidadas a los tamberos.

Exportaciones y consumo

El cierre de las exportaciones de lácteos que periódicamente aplica la administración Ejecutiva, hace que el panorama de ventas al exterior también se complique a nivel cumplimiento de compromisos. ''La falla está en el nuevo sistema, porque normalmente una exportación pasaba por dos entes, Senasa y Aduana, pero hoy tiene que pasar por seis que son Lealtad Comercial, Comercio Interior, Secretaría de Agricultura, ONCCA, Senasa y Aduana. Entonces todo eso demora entre 45 y 60 días -meses atrás el trámite demandaba hasta una semana y media-; y está provocando en el mercado internacional en baja que el cliente, cuando ve que se demora la mercadería que quiere recibir en tiempo y forma, pide renegociar los valores mientras el mercado sigue en baja, o directamente se suspenden las operaciones''. Siempre termina perdiendo la empresa en estas condiciones de baja del mercado internacional.

Más allá de lo que se cree en despachos oficiales, el mercado interno no está desatendido y no corre riesgo de desabastecerse, de mantenerse el nivel de producción de leche.

''El consumo interno de leche es muy bueno, con 205 litros por habitante al año, que es un nivel excelente -el promedio mundial es de cien litros, sólo el primer mundo ronda los 230; y el consumo diario recomendado es de 160 litros al año- entonces por más que se quiera meter más leche al mercado nacional no hay más espacio y de ahí surge la necesidad de descomprimir exportando'', este análisis pormenorizado que ofrece el industrial lleva a hacer el cálculo que con 7.500.000 de litros de leche ya se cubre la demanda y al producir diez mil millones de litros anuales, ''nunca va a faltar leche en la Argentina; y menos ahora que tenemos un precio internacional mucho más bajo que el del mercado interno''. En momentos contrarios, donde el mundo demanda y paga más es donde sólo debe controlarse el volumen de venta, pero permitiendo encontrar los negocios que no descuidan la provisión de Argentina.

''Por esto es que el Centro de la Industria Lechera reclama la necesidad de descomprimir los stocks, que toda la demora de exportación hacen que se acumulen. En el caso nuestro tenemos 65 por ciento más de stock que en la misma época del año pasado en leche en polvo; y un 20 por ciento más en quesos, teniendo también sus consecuencias internas, porque si no se puede vender te ahoga financieramente, en cuanto a capacidad de almacenamiento y hay que salir a buscar más espacio'', comentó el titular del directorio de la empresa que comercializa los lácteos Ilolay.

En teoría, la sobreoferta indicaría una rebaja en los precios al consumo, lo cual no termina de demostrarse. La leche al productor no se le aumenta, las industrias tienen un precio regulado de salida de fábrica con una canasta básica que cuentan cuatro subas de dos puntos porcentuales al año; y el resto de productos específicos pueden subir hasta el 25 por ciento en términos anuales, pero los consumidores siguen sin tener ventaja alguna.

Reunión de grupo

El Grupo Lácteo, que reúne a productores, industria y Gobierno sigue sin actividad, a pesar de constar esto en uno de los puntos del resonante acuerdo del 2 de julio. Hace dos semanas debería haber sido convocado, para tratar el futuro del convenio, debatir la imposibilidad de afrontar costos y delinear la política específica que se necesita con urgencia. Seguramente, se reiterará lo acaecido a comienzos de setiembre, donde la convocatoria oficial sólo sirvió para anunciar la prórroga de lo establecido.

Ante todo esto, Alfredo Curiotti asume que ''hay que buscar una salida a la situación coyuntural, porque realmente vamos camino a un fracaso de la actividad, a hacerla peligrar''. Por otro lado, ''se debe generar un plan de ordenamiento de la lechería, que lo tenemos, que un grupo de unas nueve personas, representantes de distintos sectores como la producción, la industria, e investigación y desarrollo, hace 30 meses que venimos trabajando intensamente para lograr lo que es un Plan Estratégico para la Cadena Láctea 2008-2020, que tiene las estrategias para el crecimiento de la lechería, con una metodología profesional.

Ahora se está terminando de corregir para sacarlo a la luz''. A largo plazo, sin tomar en cuenta la coyuntura actual, este estudio será presentado próximamente a las autoridades, luego de la intervención de distintas mesas de trabajo de ''todo el país lechero'', evitándose manejos políticos, ni méritos personales, para resolver ''la necesidad de tener un plan estratégico que guíe a la lechería en los próximos años''.

Continuando con su trabajo, sin cesar pero a la vez sin poder delinear nuevos mercados o productos por el shock que afecta desde varios costados el sector, Alfredo Curiotti mostró una vez más la perseverancia que sólo los empresarios argentinos ostentan, para superar de manera constante las recaídas económicas y la desilusión de la pérdida a veces incesante de oportunidades para el despegue definitivo de todo el arco socio-económico.

Elida Thiery

Actualidad


 
¡Plazo de matrículación abierto!



 

 






  portada  

 

 

PORTADAContactoPrensaPublicidad

 

Aviso legal | Política de Privacidad | Política de Cookies

 

© Copyright Quantum Digital Group, S.L.