Síguenos en   facebook   twitter  

Producto   Empresa
 

Portada

CAFÉ Y DIABETES MELLITUS

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por un nivel elevado de glucosa en sangre y que, debido a sus complicaciones a largo plazo, puede tener un impacto negativo en la calidad de vida de las personas afectadas y sus familiares.

     

Enviar documento por email
Tu nombre:
E-Mail destino:
¿Comentario?:

1. Introducción.
2. Estudios epidemiológicos: efecto protector del café.
3. El café en sujetos con diabetes.
4. Bibliografía.

1. INTRODUCCIÓN.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por un nivel elevado de glucosa en sangre y que, debido a sus complicaciones a largo plazo, puede tener un impacto negativo en la calidad de vida de las personas afectadas y sus familiares.

Hay varios tipos de diabetes. La diabetes de tipo I se debe a la carencia total de insulina y es necesario un tratamiento mediante inyecciones de insulina. La de tipo II se produce por una “resistencia” a la acción de la insulina, es decir, la insulina no ejerce su acción de manera adecuada.

Actualmente se estima que la diabetes afecta a cerca del 7% de la población, aunque es posible que haya otro 5-7% de casos sin diagnosticar, lo que se llama “diabetes oculta”. La incidencia de esta enfermedad aumenta con la edad y también con el grado de obesidad. Se llama diabesidad a la frecuente asociación de diabetes y obesidad. Más del 80% de los casos de diabetes se deben a la resistencia a la acción de la insulina que, en parte, puede ser consecuencia de un exceso de grasa corporal. La combinación de diabetes y obesidad es una de las mayores epidemias a la que se enfrenta la humanidad en la actualidad (aproximadamente el 80% de los pacientes con diabetes de tipo II son obesos). La prevalencia de esta enfermedad aumenta progresivamente y, según datos de la Organización Mundial de la Salud, los casos de diabetes superarán los 300 millones en el año 2025, lo que puede tener terribles consecuencias sociales y económicas.


El problema es que la diabetes no duele y a menudo no da ningún tipo de síntomas y, si no disminuyen los niveles de glucemia, pueden aparecer complicaciones muy serias en la salud de los que la padecen. Actualmente, la diabetes es la primera causa de insuficiencia renal terminal (y por lo tanto de diálisis) y de ceguera en los países occidentales. También es la segunda causa de amputaciones de miembros, por detrás de los traumatismos y los accidentes. A veces, el primer síntoma de diabetes es una úlcera en los pies que no acaba de cerrarse. Asimismo, los pacientes con diabetes tienen también un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, como los infartos de corazón o alteraciones vasculares cerebrales debido a la lesión de las arterias por la toxicidad de la glucosa.

La mayoría de los estudios epidemiológicos realizados sobre el consumo de café y el riesgo de diabetes encuentran que su consumo podría reducir el riesgo de diabetes tipo II y mejorar los indicadores del metabolismo de la glucosa.

Por lo tanto, sería muy interesante conocer si el café o alguno de sus constituyentes pudiesen ser utilizados en el desarrollo de estrategias para la prevención o el tratamiento de la diabetes tipo II.

2. ESTUDIOS EPIDEMIOLÓGICOS: EFECTO PROTECTOR DEL CAFÉ.

Se han realizado varios estudios epidemiológicos sobre el café y la diabetes que han demostrado que el consumo de esta bebida se asocia con un menor riesgo de padecer la enfermedad. Veamos alguno de ellos:

Un estudio realizado mediante una encuesta dietética a la población general, que incluyó a más de 17.000 sujetos, demostró que las personas que bebían al menos 7 tazas de café al día tenían la mitad de posibilidades de sufrir diabetes que las que bebían 2 tazas o menos, incluso tras ajustar según diversas variables. El riesgo de diabetes mellitus tipo II disminuía según la dosis de consumo de café. Sin embargo, en este estudio no se distinguió si se trataba de consumo de café normal o descafeinado, ni se preguntó a los participantes sobre el consumo de otras bebidas que también contienen cafeína, como el té o las bebidas de cola.

En otros dos estudios más recientes se volvieron a obtener las mismas conclusiones, lo que confirma la asociación encontrada en el primer estudio referido. En uno de ellos, realizado por la Universidad de Harvard y publicado por Salazar-Martínez et al., (2004), se evaluó el consumo de café y de cafeína proveniente de otras bebidas en un amplio grupo formado por 41.934 varones trabajadores sanitarios y 84.276 enfermeras. El estudio se realizó mediante un cuestionario de ingesta alimentaria que se repitió cada 2/4 años. Tras 16 años de seguimiento se observó que el consumo de café se asociaba con un bajo riesgo de diabetes, incluso después de ajustar según la edad y el grado de obesidad. La relación era incluso más intensa en las mujeres que en los hombres. También se encontró un efecto protector de la ingesta total de cafeína y el riesgo de diabetes.

Tras estos hallazgos, los autores concluyeron que, tanto el consumo de café como de cafeína, disminuían el riesgo de desarrollar diabetes.

En Finlandia se llevó a cabo otro estudio epidemiológico similar, realizado por Tuomilehto et al., (2004), en el que se utilizaron cuestionarios sobre la ingesta habitual y participaron 16.600 personas en total con edades comprendidas entre los 35 y 64 años. Se evaluó la incidencia de diabetes tras 12 años de seguimiento examinando los registros del sistema sanitario. Además, personal cualificado midió la talla y la presión arterial de los pacientes. Nuevamente se confirmó que el riesgo de diabetes disminuía con el consumo de café.

Por otro lado, un estudio realizado en Suecia en el que se siguieron unos 8.000 sujetos también asoció inversamente el consumo de café con el riesgo de presentar diabetes, previamente conocida o diagnosticada durante el estudio por medio de una curva de glucosa. Incluso en las personas que padecían diabetes, el alto consumo de café (> 5 tazas/día) se relacionó de manera inversa con la resistencia a la insulina, que es la alteración subyacente en la diabetes tipo II.

También un metaanálisis en el que se investigó la relación entre consumo de café y riesgo de padecer diabetes concluyó un efecto protector similar. En él se incluyeron un total de 9 estudios con casi 200.000 participantes que reportaron su consumo de café y entre los que se produjeron 8.394 casos de diabetes tipo II. Se observó que el riesgo relativo de diabetes era un 35% menor para las personas con ingesta de 6-7 tazas al día, comparado con la no ingesta habitual de café. Hay que señalar que este número de tazas de café corresponden a café americano, mucho más diluido que el que tomamos en España.

En otro estudio realizado en gemelos finlandeses con idénticas características genéticas en el que un miembro de la pareja tomaba café y el otro no también se demostró que el consumo de café tenía un efecto protector en relación a la diabetes. Este estudio aporta una novedad, ya que descarta la posibilidad de interferencia por los aspectos genéticos, que eran similares en ambos gemelos. Recientemente, en un estudio del año 2009 -Puerto Rico Heart Health Program cohort-, realizado con casi 10.000 varones, se ha vuelto a observar un efecto protector del consumo de café sobre el riesgo de diabetes.

A esta misma conclusión llegaron Rosengren y cols., (2009) en otro estudio realizado con mujeres suecas. Tras un seguimiento de 18 años, se encontró que el efecto protector del café frente a la diabetes dependía de la cantidad de café ingerida; es decir, era dosis-dependiente.

También Isogawa y cols., (2003) han publicado un estudio en esta misma línea. En este caso, no se pudo demostrar el efecto protector con la ingesta de otras bebidas con cafeína, como por ejemplo el té. Por tanto, sus autores concluyeron que posiblemente no es la cafeína la substancia protectora frente a la diabetes. Hay otras investigaciones que al evaluar el efecto de los diferentes tipos de café han demostrado que el café descafeinado también tenía un efecto protector. En una de ellas se encontró que el consumo de café descafeinado durante 14 días reduce la glucemia en voluntarios sanos. Por lo tanto, algunas evidencias científicas apuntan a que el efecto protector del café se debe a otros constituyentes del café distintos de la cafeína.

Más reciente es un metaanálisis de Huxley (2009) en el que se incluyeron los datos de 18 estudios con información de un total de 457.922 participantes. En 6 de estos estudios se evaluaba además la relación entre café descafeinado y diabetes (N = 225 516). Se observó una relación inversa entre el consumo de café y el riesgo de diabetes, de forma que cada taza adicional de café al día se asociaba a una reducción de un 7% en el riesgo de padecer diabetes.

De la misma manera se observaron asociaciones inversas entre el consumo de café descafeinado y el riesgo de diabetes. Algunos datos sugieren que la disminución del riesgo de diabetes se debe a un posible efecto sobre el peso corporal. Esta hipótesis está sustentada por un estudio epidemiológico prospectivo reciente realizado por el grupo de epidemiología de Harvard a las 85.000 enfermeras americanas del Nurses Health Study, en el que se ha observado que el aumento en la ingesta de cafeína, café y de café descafeinado se asociaba inversamente con la ganancia de peso durante un periodo de 12 años. Sin embargo, los efectos eran relativamente modestos.

En el estudio Pizarra, realizado en una pequeña ciudad de Málaga por investigadores españoles encabezados por el doctor Federico Soriguer, se seleccionaron aleatoriamente 1.226 adultos de esa ciudad. Se observó que las personas que bebían café por lo menos una vez al día tenían un riesgo más bajo de diabetes que las personas que bebían café de forma ocasional. A estos malagueños se les ha estudiado la ingesta alimentaria, incluyendo el consumo de café, y se les ha seguido a lo largo de los años, realizándoles una curva de glucosa. Las personas que bebían diariamente café presentaron un menor nivel de glucemia -determinada a los 120 minutos-.

Los autores concluyeron que los datos confirmaban los resultados de estudios previos sobre el efecto beneficioso y protector del café también en personas que siguen un patrón alimentario típicamente mediterráneo.

3. EL CAFÉ EN SUJETOS CON DIABETES.

La adiponectina es una hormona recientemente descubierta producida por el tejido adiposo que disminuye la resistencia a la insulina, es decir, es un marcador de la sensibilidad a la insulina. Un seguimiento a un grupo de enfermeras, en el que se incluyeron 982 diabéticas y 1.058 no diabéticas y se estudiaron los marcadores inflamatorios, demostró que las mujeres que bebían más de 4 tazas de café al día tenían concentraciones más altas de adiponectina circulante que las que no bebían café de forma regular, tanto en las diabéticas como en las no diabéticas, y este podría ser el mecanismo por el que el café es beneficioso incluso para los pacientes diabéticos.

Algunas investigaciones sugieren incluso que el consumo de café podría mejorar el control metabólico en pacientes con diabetes. En un estudio publicado recientemente en el que se han estudiado 7.170 mujeres con diabetes el consumo de café descafeinado se asociaba con un mejor control metabólico reflejado por un nivel más bajo de HbA1c, que es el mejor parámetro de control de la diabetes. Además, se demostró que el consumo habitual de café no se asocia a un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares ni de mortalidad prematura en estas mujeres, que, debido a su diabetes, tienen un alto riesgo cardiovascular.

Igualmente, en las 85.000 enfermeras americanas que se incluyeron en el Nurses Health Study, el consumo de café a largo plazo tampoco se asociaba con riesgo de ictus, e incluso el consumo de café parece que podría disminuir modestamente el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares.

4. BIBLIOGRAFÍA.

- Harris MI, Flegal KM, Cowie CC, Eberhardt MS, Goldstein DE, Little RR, Wiedmeyer HM, Byrd-Holt DD. Prevalence of diabetes, impaired fasting glucose, and impaired glucose tolerance in U.S. adults. The Third National Health and Nutrition Examination Survey, 1988–1994. Diabetes Care 1998; 21:475–6
- Van Dam RM, Feskens EJ. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus. Lancet 2002; 360:1477–8.
- Salazar-Martinez E, Willett WC, Ascherio A, Manson JE, Leitzmann MF, Stampfer MJ, Hu FB. Coffee consumption and risk for type 2 diabetes mellitus. Ann Intern Med 2004; 140:1–8
- Tuomilehto J, Hu G, Bidel S, Lindstrom J, Jousilahti P. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus among middle-aged Finnish men and women. JAMA 2004; 291:1213–9
- Agardh EE, Carlsson S, Ahlbom A, Efendic S, Grill V, Hammar N, et al. Coffee consumption, type 2 diabetes and impaired glucose tolerance in Swedish men and women. J Intern Med. 2004; 255:645-52.
- Van Dam RM, Hu FB. Coffee Consumption and risk of type 2 diabetes: a systematic review. JAMA 2005; 294:97–104.
- Carlsson S, Hammar N, Grill V, Kaprio J. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes in Finnish twins. Int J Epidemiol 2004; 33:616–7.
- Rosengren A, Dotevall A, Wilhelmsen L, Thelle D, Johansson S. Coffee and incidence of diabetes in Swedish women: a prospective 18-year follow-up study. J Intern Med 2004; 255:89–95.
- Isogawa A, Noda M, Takahashi Y, Kadowaki T, Tsugane S. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus. Lancet. 2003;361:703-4
- Fuhrman BJ, Smit E, Crespo CJ, Garcia-Palmieri MR. Coffee intake and risk of incident diabetes in Puerto Rican men: results from the Puerto Rico Heart Health Program. Public Health Nutr. 2009 Jun; 12(6):842-8.
- Wu T, Willett WC, Hankinson SE, Giovannucci E. Caffeinated coffee, decaffeinated coffee, and caffeine in relation to plasma C-peptide levels, a marker of insulin secretion, in U.S. women. Diabetes Care 2005; 28:1390–6.
- Van Dam RM, Willett WC, Manson JE, Hu FB. Coffee, caffeine, and risk of type 2 diabetes: a prospective cohort study in younger and middle-aged U.S. women. Diabetes Care 2006;29: 398–403.
- Naismith DJ, Akinayanju PA, Szanto S, Yudkin J. The effect in volunteers of coffee and decaffeinated coffee on blood glucose, insulin, plasma lipids and some factors involved in blood clotting. Nutr Metabol 1970; 12:144–51
- Greenberg JA, Axen KV, Schnoll R, Boozer CN. Coffee, tea and diabetes: the role of weight loss and caffeine. Int J Obes Relat Metab Disord 2005; 29:1121–9
- Saremi A, Tulloch-Reid M, Knowler WC. Coffee consumption and the incidence of type 2 diabetes. Diabetes Care 2003; 26:2211-2.
- Lopez-Garcia E, van Dam RM, Rajpathak S, Willett WC, Manson JE, Hu FB. Changes in caffeine intake and long-term weight change in men and women. Am J Clin Nutr 2006; 83:674–80.
- Soriguer F, Rojo-Martínez G, Esteva I. Coffee consumption and type 2 diabetes mellitus. Ann Intern Med. 2004; 141:321-3.
- Williams CJ, Fargnoli JL, Hwang JJ, van Dam RM, Blackburn GL, Hu FB, Mantzoros CS. Coffee consumption is associated with higher plasma adiponectin concentrations in women with or without type 2 diabetes: a prospective cohort study. Diabetes Care 2008; 31(3):504-7.
- Zhang WL, Lopez-Garcia E, Li TY, Hu FB, van Dam RM. Coffee consumption and risk of cardiovascular events and all-cause mortality among women with type 2 diabetes. Diabetología. 2009; 52(5):810-7
- Lopez-Garcia E, Rodriguez-Artalejo F, Rexrode KM, Logroscino G, Hu FB, van Dam RM. Coffee consumption and risk of stroke in women. Circulation. 2009; 119:1116-23.
- Huxley R Lee CM Barzi F et al. Coffee, decaffeinated coffee, and tea consumption in relation to incident type 2 diabetes mellitus: A systematic review with meta-analysis. Arch Intern Med 2009; 14;169:2053-63.

Autora:
Pilar Riobó.

Fuente: EDIMSA

Comentarios y opiniones
Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad única y exclusiva de los participantes en el mismo.
¿Quieres comentar? Envía tu comentario


Envía un nuevo comentario
Email (no se mostrará a los demás)
Tu nombre
¿Qué letra minúscula es esta?
 
Así comprobamos que no es un programa automatizado el que escribe.

Normas de uso

No está permitido enviar comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Infoalimentacion se reserva el derecho a eliminar las opiniones que no sean acordes al tema.




  portada  

 


Novedades y ofertas
Suscríbase gratuitamente
















¡Plazo de matrículación abierto!






Sectores    
Aceites Cárnicos Cereal, Legumb., Pasta
Aliños, Condimentos Congelados Panadería, Pastelería
Aperitivos Conservas Pescado
Bebidas Frutas, Hortalizas Platos preparados
Café, Cacao, Infus. Lácteos Vino, B. Espirituosas
 
Servicios
Compraventa
Cursos
El Tiempo
Empleo
Empresas
Ferias
Foro
Noticias
Tienda
 
Colaboraciones
Publicar un artículo

Canales
Agricultura infoagro.com
Ganadería infocarne.com
Alimentación infoalimentacion.com
 
Síguenos en  
         
PORTADAContactoPrensaPublicidad
© Copyright Quantum Digital Group, S.L.